Lo que el viento se llevó…..

Era una mañana de Sábado cualquiera, hacia el mediodía recibimos una llamada para ir a un taller a retirar un vehículo. Se trataba de un monovolumen que, al parecer, no se iba a reparar, y el cliente quería llevárselo a su campo, por Calpe. El monovolumen presentaba desperfectos en la parte delantera, y en la parte trasera el paragolpes estaba un poco descolgado por uno de los lados, con lo que no encajaba y quedaba el pico hacia afuera.

gruas romero mono volumen
Aún así, al ejercer presión sobre él, parecía bien anclado, con lo que no se le prestó demasiada atención.
Se carga el vehículo sin mayor complicación, y nos disponemos a tomar la autovía dirección Valencia. Una vez en la autovía, nos percatamos del viento. Estaba empezando a hacer mucho viento, bastante fuerte, pero no tanto como para tomar alguna precaución extraordinaria.

gruas romero elche viento fuerte
Continuamos el viaje, hablando tranquilamente sobre el vehículo, lo que le pasa… y a la altura de San Juan, a unos 2 km. de llegar al túnel, entre la salida de Villafranqueza y la de la Avenida Denia, el viento aumenta de intensidad, y , de repente, escuchamos un golpe fuerte en la parte trasera. Miro por el retrovisor y veo como, el paragolpes trasero del monovolumen, sale literalmente disparado, volando, como con vida propia, lanzado hacia el tráfico que, en ese momento, llenaba la autovía.
En cuanto eso ocurre, empiezo a reducir la velocidad y a irme al arcén, de manera segura. Mientras voy haciendo esa maniobra, la mente empieza a dar vueltas pensando en el estropicio que se puede montar, un paragolpes lanzado a 90 km/h en una autovía repleta de vehículos….. la expectativa de un final feliz se desvanecía por momentos.

autovia viento fuerte
Entonces consigo parar en el arcén. Nos apresuramos en bajar de la grúa y correr para ver qué ha pasado con el paragolpes. Y, en este momento, ocurre algo que si me lo hubieran contado, hubiera sido bastante difícil de creer. Cuando habíamos recorrido 10 metros, vemos venir un taxi. Y no era un taxi corriente…. en estos momentos, ese taxi, aparte de una señora mayor, llevaba de pasajero un paragolpe, nuestro paragolpe. Hasta ahí es una historia normal, pero lo increíble viene a continuación.

taxi gruas elche

Este taxi nos acababa de traer el paragolpes, pero no de cualquier manera, lo traía puesto! lo llevaba colocado en el lado izquierdo del vehículo ( el lateral del copiloto) colocado literalmente entre los ejes, cubriendo ambas puertas. Venía sin desperfectos, sin arañazos, sin nada que no llevara antes, y el taxi tampoco tenía absolutamente nada dañado!. Cuando el taxi paró a nuestro lado, cogí el paragolpes, y, sin ejercer fuerza ninguna, lo saqué hacia atrás con gran facilidad. La señora mayor que llevaba el taxi tenía una cara de susto impresionante, con lo que me pude hacer una idea del estruendo que debió producirse al impactar el paragolpes con el taxi. El taxista se bajó, miro el taxi, se guardó mi número y me dijo que si veía algún desperfecto en el taxi que me llamaría para dar parte al seguro. No se veía nada a simple vista, pero podría ser que hubiera algo por debajo, algún plástico, o alguna pieza dañada. No me llamó.
¿Si me pusiera en una autovía cualquiera a lanzar paragolpes a 90 km/h. en un día con viento fuerte, cuantos me volverían intactos, colocados en coches, que tampoco sufrieran daño alguno? ¿1 de cada 1000? ¿menos?. Nunca jamás me ha vuelto a pasar algo parecido.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s